Manto y fe, la religión como tradición.

Recordar más de 15 años atrás, olvidaba la fe inmensa que existe en nuestro pueblo, espacio, conocimiento, arquitectura y sociedad en un solo sitio.

Se acuestan y acomodan, se proponen a descansar, como toda rutina, llega el momento de levantar, pan a la boca y a continuar, caminar, correr o ingresar de la manera menos natural, hincados.

Sentados, parados o agachados, culpables en su mayoría, felices otro tanto, pero afortunados de estar bajo ese gran manto, que al protegernos del sol, lluvia o viento nos acoge como el gran maestro se lo había pensado. Y es su protección del clima, lo que los tiene sin cuidado, la sensación de estar en el lugar, de haber atravesado hasta llegar, ese es el momento indicado.

Ingresar a la Nueva Basílica, aquella que en televisión se ve ocupada al cien, el primer pensamiento es de asombro, ¿qué pasa cuando no sabes hacia dónde ver?, ¿qué sucede cuando lo importante está al frente, pero mis sentidos se dirigen a las alturas?, y comencé, luz, unión, materiales, distancias, formas, hazañas, que creatividad.IMG_7195

De alguna manera llegué, ¿me senté?, vaya forma del altar, que enorme es. Amén por aquí, amén por allá, arquitectura por aquí, calidad por allá.

La palabra del señor, para mí con el que topé al ingresar, hincado, de un lado la morena y del otro la tricolor, piso lizo aparentemente limpio, y ahí viene poco a poco a punto de llegar, por fin frente a frente, ¿y ahora? morenita ahí te va.

Una, dos, tres, cuatro personas… me pregunto, ¿y las bancas?, de madera, cuidadas, ordenadas y vacías, alguien las fabricó y mucho antes alguien más las pensó, no para adornar sino para descansar, pero ahí está otra vez el usuario, la gente, el pueblo, la fe que lleva de la mano hasta adelante, misma que hace olvidar el cansancio.

La paz del señor, la paz, ojos tristes, rostro cansado, hambre, frío, fe. ¿Qué verá aquella señora en mí?

Recuerdo, una cinta que te hace recorrer frente a frente con aquella imagen digna de 15,000 visitantes. ¿Dónde está?, quizá debajo de mi firme, quizá en otra zona, tal vez era otro lugar.

Podemos ir en paz, ¿en paz con quién?, con uno mismo, con ella, con la travesía, de alguna forma hay paz, es cierto.

Y la arquitectura se hizo presente, la teoría a través de la obra, aquella imagen que vi sentado, parado, sentado, hincado, parado, sentado, es la misma que veo en el corto recorrido guiado, de un lado al otro, me pregunto, ¿eso es la fe?, venir para llevarse el momento fotografiado de estar parado ante la morena, pues ahora vale más una foto que un momento. Por fin estuve ahí, en mi recuerdo, sin necesidad de disimular mi necesidad de mirar hacia las alturas, sorprendente.IMG_7197

Fueron más de 15 años los que dejé pasar, años sin visitar esta maravilla, años sin gozar la arquitectura y su sociedad, años sin ver esta inmensidad. Me marcho con ganas de volver, me marcho asombrado de la Villa, y me dirijo a la plaza, que necesidad de entrecerrar los ojos para alcanzar a mirar, ahí afuera está el México que lucha con fe, el que festeja haber llegado, ahí afuera está, está la antigua basílica.

Primeros dos pasos, pareciera que está temblando, pareciera que estoy tomado, su hundimiento me hace estar maravillado, ¿qué es eso?

EL ARQUI TIENE EL INTERÉS DE DAR A CONOCER NUESTRA PASIÓN, LA ARQUITECTURA, DE UNA MANERA DIFERENTE, CURIOSA, INTERESANTE, ESE ES SU COMPROMISO.

Written by El Arqui

EL ARQUI TIENE EL INTERÉS DE DAR A CONOCER NUESTRA PASIÓN, LA ARQUITECTURA, DE UNA MANERA DIFERENTE, CURIOSA, INTERESANTE, ESE ES SU COMPROMISO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up