Bence Hajdu, la arquitectura en pinturas del Renacimiento.

En la época del Renacimiento, las relaciones armónicas de medida de la obra humana deberían ser o reflejar la armonía divina del universo. La idea renacentista de belleza y perfección se basa en un racionalismo orientado matemáticamente, de forma que la Teoría de la Proporción intenta conjugar las proporciones del cuerpo humano y las leyes matemáticas de las formas geométricas básicas, y expresarlas en reglas de proporción de validez universal.
La proporción matemática del conjunto arquitectónico (planta, alzado, columnas, capiteles, entablamentos y cornisas), convierte a los edificios del renacimiento en construcciones comprensibles, cuya estructura interna se caracteriza por la claridad.

Espacios vacíos del Renacimiento.

Esta claridad es la que intenta mostrar Bence Hajdu en su intervención en estas obras maravillosas del Renacimiento, un trabajo universitario de la clase de geometría descriptiva que consistía en encontrar y mostrar las líneas de perspectiva que contienen el espacio.
“La cámara de los esposos” – Andre Mantegna
El trabajo le pareció poco interesante, definir lineas no era suficiente, por lo que decidió borrar todas las figuras humanas que contenían las pinturas, dejando únicamente el espacio como tal, la arquitectura en todo su esplendor, para el era importante como se plasmó la perspectiva en todo el espacio.

Comprendiendo la arquitectura renacentista.

  • Muros: Exteriormente se realzan los sillares mediante el clásico almohadillado; e, incluso, se tallan como puntas de diamante. En los interiores se anima la propia superficie del muro a través de elementos armónicamente equilibrados: cornisas, pilastras, columnas enmarcadas, etc.

“Anunciación” – Sandro Botticelli
  • Soportes: se utiliza la columna fundamentalmente, tanto por su función constructiva, como decorativa, bien aislada, formando arquerías o combinada con pilares. Este carácter rector de la columna es el fundamento esencial de la belleza arquitectónica en la concepción renacentista.

“La Anunciación” – Fra Angélico

El trabajo es un resultado revelando una inusual atmósfera, sólo siendo palpable después de quitar las figuras.

  • Arco: El arquitecto renacentista desprecia el arco ojival o apuntado, y vuelve a utilizar el arco de medio punto. Sostenido por elegantes columnas, su repetición rítmica contribuye a subrayar la claridad racional de los edificios renacentistas.
“Juramento de los Horacios” – Jacques Louis David

Con esto, el artista pretende que podamos concentrarnos en los lugares, la geometría del espacio y la atmósfera de cada escenario.

  • Cubierta: En las de madera el tipo más utilizado es el artesonado: una superficie plana que se divide en casetones, que pueden ser cuadrangulares o poligonales. En las de piedra se emplean preferentemente las bóvedas de cañón, las de arista y las rebajadas o vaídas; en todas ellas es frecuente que el casquete de la bóveda no se quede liso, sino que se decore con casetones.
“La última cena” –  Leonardo da Vinci
  • Decoración: El repertorio decorativo se inspira en los modelos de la Antigüedad. La decoración de tipo fantástica, llamada grotesca.
“Puerto con el embarque de Santa Úrsula” – Claude Lorrain

 

EL ARQUI TIENE EL INTERÉS DE DAR A CONOCER NUESTRA PASIÓN, LA ARQUITECTURA, DE UNA MANERA DIFERENTE, CURIOSA, INTERESANTE, ESE ES SU COMPROMISO.

Written by El Arqui

EL ARQUI TIENE EL INTERÉS DE DAR A CONOCER NUESTRA PASIÓN, LA ARQUITECTURA, DE UNA MANERA DIFERENTE, CURIOSA, INTERESANTE, ESE ES SU COMPROMISO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up