Arquitectura con Historias de Amor

 Muchos de nosotros conocemos leyendas e historias que andan de voz en voz entre las calles de la CDMX y que a pesar de los años, sigue albergando estas tradiciones entre sus muros, pero es en la arquitectura donde no solo guardan majestuosos acabados, sino también historias de amor que muchas veces fueron motivo por el cual se construyeron o fueron el escenario donde se desarrollaron esos momentos del amor.

En esta ocasión para celebrar el día de San Valentín, te compartimos lugares llenos de arquitectura, pero donde el amor fue la razón para levantar muros.

Foto de: mxcity.com

La Joya, detrás del “amor”.

En el siglo XVIII en la calle de Mesones #87 en el centro histórico de la ciudad de México, vivió un arrogante mercader español de nombre Don Alonso Fernandez de Bobadilla, su esposa era Doña Isabel de la Gracida y Tovar. La espléndida casona donde era su hogar, contaba con numerosos sirvientes, adornos de gran lujo, bellos muros de tezontle, marcos y molduras de fina cantera labrada, pisos de recinto y herrería forjada a mano, era el sitio de reunión de innumerables fiestas de la alta sociedad.

Ellos aparentaban tener un matrimonio sólido, pero no era así en realidad, ella mantenía un amorío con un licenciado de nombre José Raúl de Lara, quien era fiscal del Tribunal de la Santa Inquisición.

Arquitectura y Amor
Foto de: Mex4you.com

Un día el mercader descubrió una nota debajo de la puerta dirigida a su esposa de parte del licenciado, el contuvo su enojo y aparento estar normal con el fin de tener pruebas más claras, al otro día le dijo a su esposa que llegaría tarde a cenar por que tenía una reunión con el virrey (lo cual no era cierto), al caer la noche se escondió muy cerca de su casa tapado con una capa para saber si alguien podría visitar a su esposa, después de varias horas finalmente apareció un hombre igualmente tapado y entrando a su casa por uno de los balcones.

El mercader entró furioso a la recamara principal, justo en ese momento el amante le ponía un brazalete de oro incrustado con bellas piedras, el mercader se aventó sobre ellos y apuñaló al fiscal, posteriormente a su esposa, lleno de rabia despojó del cadáver de su infiel esposa el brazalete y con el puñal lo clavó en la puerta principal. Al día siguiente todo el mundo se entero del doble asesinato y por mucho tiempo a esa calle le apodaron “La Joya”.

Arquitectura y Amor
Imagen de: www.ahistoria.com

Casa – Estudio de Diego Rivera

Esta casa tal vez sea el símbolo del amor y la amistad en la CDMX, pues en 1931 en ese entonces el joven arquitecto Juan O’gorman comenzó a diseñar la primera casa funcionalista de Latinoamérica, encargo del muralista Diego Rivera.

En 1932 la construcción de la casa fue concluida, 2 años más tarde la pareja de pintores habitó el recinto. Cabe destacar que el arquitecto se influyó por Le Corbusier ya que implementó los cinco puntos de una nueva arquitectura que el arquitecto francés presentó en 1926: la casa sobre pilotes, plantas libres, fachadas libres, terraza jardín y ventanas alargadas.

Como resultado de esto, diseñó una casa dispuesta por dos bloques de concreto liso e independientes uno del otro; sólo se comunicaban por un puente angosto que une las azoteas. El bloque de color rojo representa a Diego y el azul a Frida.

Arquitectura y Amor
Foto de: fantasticpixcool.com

Se rumora que desde entonces la amistad entre el muralista y el arquitecto comenzó. La historia de Diego y Frida muchos sabemos que no siempre fue un cuento de hadas, pues estuvo rodeada de infidelidades por parte de los dos, rumores sobre el control que tenía él hacia ella, enfermedades, accidentes, embarazos fallidos, etc, sin embargo estuvieron juntos por mucho tiempo siendo casi inseparables a pesar de todo.

Arquitectura y Amor
Foto de: culturacolectiva.com

El Castillo de Chapultepec

Su construcción comenzó en 1785 por orden del Virrey Bernardo de Gálvez, en este castillo estuvieron varias personas de alto mando, pero una pareja de la nobleza europea lo hizo su hogar en 1864, el emperador Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota, la princesa de Bélgica. A su llegada al castillo hicieron varios cambios en los interiores.

Arquitectura y Amor
Foto de: imagui.com

Como por ejemplo, el salón más grande lo convirtieron en el comedor principal donde los emperadores junto con sus invitados, entre ellos los ayudantes de campo, las damas de honor de la emperatriz y los oficiales en servicio, compartían alimentos justo a las cuatro de la tarde.

Arquitectura y Amor
Foto de: travelbymexico.com

Otra de las modificaciones que se hicieron no fue precisamente en el castillo, pero si para el, o en su defecto para Carlota. El paseo de la Emperatriz (hoy Paseo de la Reforma), donde se rumora que el principal motivo de su acondicionamiento fue por celos a Maximiliano, pues muchas veces no llegaba a dormir al castillo con el pretexto que el camino de regreso era muy largo y prefería quedarse en algún sitio cercano.

Para que su esposa no siguiera desconfiando de él, construyó un camino directo que no permitiera desvíos y desde un balcón Carlota pudiera verlo cuando iba y venía a caballo.

Arquitectura y Amor
Foto de: cultura colectiva.com

Tras muchas adecuaciones que la pareja de emperadores hicieron en el castillo, su historia sentimental se vio rodeada de varios rumores, como infidelidades por parte de los dos, abortos, un embarazo fuera de matrimonio, la poca armonía de su matrimonio, etc., sin embargo el escenario principal fue en el único castillo real de América.

Arquitectura y Amor
Imagen de: plumaslibres.com

Casa Borda

Esta casona fue edificada en 1735 por un minero francés de nombre José de la Borda quien era uno de los hombres más ricos de la Nueva España. La casa la hizo como regalo a su bellísima esposa Teresa Verdugo Aragonés, quien se rumoraba, la celaba demasiado.

Un día ella le pidió poder salir a caminar por las calles aledañas, sin embargo él se negó y decidió construirle un balcón que rodeaba toda la propiedad para que ella pudiera ver las calles sin salir de su hogar. Esta casa está ubicada en el número 33 de la calle de Madero en el Centro Histórico de la CDMX. 

Arquitectura y Amor
Imagen de: www.esteticas.unam.mx

El edificio abarcaba toda la manzana, fue la casa señorial más grande de la capital de la Nueva España, construida por el arquitecto más famoso de la época Francisco Guerrero Torres. Tiene 3 pisos cubiertos de tezontle y piedra arenisca gris, cerca de la entrada principal se aprecia un gran nicho con la estatua de la Virgen de Guadalupe, sus interiores estaban decorados ostentosamente con alfombras, pinturas, porcelana, relojes, esculturas y muebles costosos. Fue sin duda un gran escenario arquitectónico para un amor enfermo de celos.

Arquitectura y Amor
Foto de: Guía del Centro Histórico

Las historias de amor muchas veces tienen un inicio muy romántico y lindo, algunas veces terminan sin amor o con demasiado amor, pero que en algún momento existió. Ahora solo nos quedan contemplar esos lugares tan llenos de arquitectura que en sus interiores, las historias más tristes, conmovedoras o trágicas hacen eco.

PUBLICIDAD-EL-ARQUI Banner-de-ADL Mini-banner Luzernaga-banner La-Nueva-Ruta banner PUBLICIDAD-PIEZAS

Apasionada de las arquitectura y el diseño, amante de los libros y melómana

Written by Karen Ramírez Juárez

Apasionada de las arquitectura y el diseño, amante de los libros y melómana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up