Diálogos de la Bienal II: La formación de los arquitectos

Por: Pablo Landa

A continuación se reproducen intervenciones realizadas en las mesas de trabajo Reflexiones sobre ‘Despliegues y Ensambles’, Exposición de México en la Bienal de Venecia llevadas a cabo el 24 de noviembre de 2016 en la Universidad Iberoamericana. Las mesas dieron seguimiento a procesos de colaboración y reflexión colectiva iniciados en torno al pabellón. Esta segunda de cuatro entregas incluye reflexiones sobre la formación de los arquitectos. La primera sección se enfoca en los aprendizajes que se producen en las universidades; la segunda considera aprendizajes más allá de las aulas.

Aprendizajes en la escuela

Christian de la Torre (ReGenera): Cuando nos acercamos a las comunidades del centro de Puebla con las que trabajamos, encontramos una diversidad de situaciones tremenda. Gente que renta, que es propietaria, que invade, que está en proceso de regularización. Una cantidad de situaciones que escapan a las lógicas convencionales, incluso a las lógicas normativas. En este sentido tiene mucho que aportar la formación universitaria. Nosotros estamos tratando de llevar lo que hemos aprendido en ReGenera a las aulas. Lo que podemos aportar es mostrar que la arquitectura es algo colectivo. En nuestra carrera nuestra primera aspiración tiende a ser diseñar algo fregón, llamativo, novedoso, que se salga de lo convencional, pero que no tiene un impacto positivo en lo colectivo. En las experiencias que hemos tenido hemos dado prioridad a lo colectivo sobre lo individual, y en la escuela mostramos a los alumnos los resultados.

    Universidades y arquitectos Universidades y arquitectos

Mobiliario y talleres para niños en vecindades de Puebla. / Trabajo comunitario en la zona centro de Puebla.
Fotos: Cortesía ReGenera
Universidades y arquitectosPortada del libro de historia oral del barrio de San Antonio, Puebla.
Foto: Cortesía ReGenera

Missael Castillo (UNAM): Soy estudiante del taller Luis Barragán de la UNAM. Me salí un año porque no lograba enfocarme con estos proyectos que hacen en las oficinas grandes… pensaba: cuando salga no voy a tener oportunidad de hacer este tipo de proyectos. Después conocí a David Mora y empecé a trabajar con su modelo. Cuando estudias la carrera, quieres trabajar, y te vas de dibujante. Y te pagan cincuenta pesos la hora, te llevas trabajo a tu casa… tienes una vida súper mala. Y además tienes la escuela, y con tanto trabajo empiezas a dejar materias. Creo que una de las estrategias para acercarse a los estudiantes es decirles que hay otras maneras en que pueden trabajar.

Una de las estrategias que David usa es ir los domingos a los tianguis a dar consultas arquitectónicas. Yo fui un mes a trabajar los cuatro domingos, y la verdad es que gané dinero, y gané mejor que mis amigos que estaban de dibujantes. Gracias a David pude entender cómo se cobraba, cómo trabajar con la gente. Creo que esta es una manera de acercarse a los alumnos, de hacerlos sentirse útiles. Si les dices, “vas a trabajar de arquitecto y vas a tener la oportunidad de diseñar obras reales”, es wow. Estás en quinto semestre y tienes la oportunidad de hacer cosas. Yo en lo personal diseñé una casa y arreglé un departamento que sí se hizo. Es algo que te incentiva mucho. Te da más que lo que te dan las escuelas que te forman para ser dibujante.

Marcos Betanzos (Proyecto Bordos): Yo creo que es importantísimo, no sólo como arquitectos sino como personas que intentamos propiciar un cambio en las condiciones de vida de ciertos lugares, que nos quitemos ciertos prejuicios. Desde la perspectiva de la arquitectura de las revistas es muy claro que si no tenemos los cánones estéticos que nos tatuaron en los cinco años de la carrera, las cosas no sirven. Para muchos, la autoconstrucción no puede ser arquitectura. El mayor desafío en mi proyecto fue quitarme todo lo que había pensado que era arquitectura y entender que era posible pensarla de otra manera, aceptar que muchas cosas que están bien no comparten la misma lógica constructiva ni la misma lógica estética. Es importantísimo que nos quitemos estos clichés, que seamos capaces de ser flexibles, de entender la perspectiva de otras disciplinas, y tener el lodo en las rodillas para entender qué pasa en el sitio, cómo se hacen las cosas ahí.

Universidades y arquitectos Universidades y arquitectos
Universidades y arquitectosRegistros para el proyecto Bordos en Xochiaca, Chimalhuacán.
Fotos: Marcos Betanzos

Aprendizajes en la práctica

Gerardo Escalona (Camina por mejores ciudades): Yo soy psicólogo de formación y he trabajado con varias comunidades. Mi llegada al tema de la movilidad y seguridad vial tiene que ver con que hay una concepción de que los espacios de la ciudad son para los coches. La gente sale de su casa y se encuentra en calles enormes. Esto no es lo adecuado, porque no responde a necesidades humanas.

Al estar en contacto con diferentes organizaciones, muchas personas nos preguntaban cómo podían hacer urbanismo táctico. Era muy costoso llevar nuestros conos para hacer nosotros mismos intervenciones en todos lados. La solución que encontramos surgió de ciertos principios de la psicología. Todos los seres humanos establecemos nuestro espacio marcándolo con algo. En la calle, por ejemplo, ponemos una cubeta para que no se estacione la gente. Entonces lo que hicimos fue usar esas mismas cubetas y otros objetos comunes para establecer una nueva territorialidad y empezar a mejorar cruces peatonales y banquetas. Hicimos un manual que explica cómo los objetos con los que normalmente se apartan lugares de estacionamiento podían convertirse en instrumentos de urbanismo táctico.

Con el manual buscamos hacer un mecanismo para que la gente pueda modificar su territorio por su cuenta y así empezar a modificar esta visión de la calle como un espacio para autos, y hacerlo un espacio para personas. 

Universidades y arquitectos

Intervención en la Ciudad de México por el colectivo Camina.
Imagen: Cortesía Camina

Yazmín Viramontes (Camina por mejores ciudades): En nuestras intervenciones en calles tenemos un “mapa de los madrazos”. Siempre que hacemos una intervención estamos esperando ver de donde viene el madrazo, porque siempre viene. Viene por ejemplo una señora que no estuvo ese el día de la junta, o no leyó el oficio, y viene y dice que no quiere lo que estamos haciendo, que si somos de la delegación… Para lo que nos sirve el mapa es para adelantarnos, para tener una estrategia de comunicación para atender los obstáculos que nos vamos a encontrar.

Hay una parte técnica que hay que reconocer que como arquitectos si tenemos. Sabemos por ejemplo a cuánto poner una columna, o en nuestro caso sabemos que un radio de giro de tanto ocasiona que el carro se detenga un poco más. Lo que yo en particular no tengo es la paciencia para explicarle a la gente qué es un radio de giro. En esto he aprendido mucho de la parte social, del trabajo de Gerardo, para hacer una escucha atenta de la gente, y traducir lo que me dicen y saber cómo comunicarles lo que yo sé. Es decir, para encontrar el punto en el que se encuentra el que una persona quiera cruzar una calle con tranquilidad y yo quiera hacer un radio de giro menor.

Roberto Rodríguez (Armando Casas): Normalmente los arquitectos se entrenan para ejercer en la ciudad, con ciertas normativas y condicionantes. Por otro lado están los espacios donde se practica la autoconstrucción. No tenemos un entrenamiento para operar como arquitectos en estos espacios de manera productiva. Con nuestras discusiones creo está surgiendo un nuevo perfil de arquitecto. El problema es que nos encontramos con muchas trabas como arquitectos cuando queremos insertarnos en un contexto totalmente desconocido. Pocos quieren adentrarse en ese proceso, y los que lo hacen se encuentran con muchas dudas.

Universidades y arquitectos Universidades y arquitectos
Talleres de diseño y construcción en Cuernavaca realizados por el colectivo Armando Casas.
Fotos: Pamela Daryl Hernández

Yo creo que por eso estamos pensando en hacer manuales de autoconstrucción. La idea es hacer formatos que puedan difundir prácticas e información, y así sólo algunos arquitectos entran a las periferias, y esperan que lo que hacen sea replicable. Quizás los manuales sean una buena herramienta de mediación, pero tendrían que funcionar con cierta flexibilidad. A fin de cuentas un manual es un libro, no es un contacto personal. Tal vez lo que podemos hacer es diseñar herramientas que guíen el trabajo de los arquitectos, pero no dejar de ir a los sitios de intervención a trabajar con la gente.

Universidades y arquitectosContenidos del manual Armando Casas.
Imagen: Cortesía Roberto Rodríguez y Ximena Davis

Marcos Betanzos: Creo que valdría la pena abrir estas conversaciones a muchas otras disciplinas porque es ahí donde podemos empezar a hacer procesos híbridos, donde mezclamos lo que dice el psicólogo, el sociólogo, el historiador, y a partir de ahí traducimos sus procesos de trabajo desde lo urbano o lo arquitectónico. Para entrar al tiradero de basura en el que hice el proyecto Bordos, si yo decía que era arquitecto era como asegurar que nunca iba a entra a la comunidad. Cuando les dije “soy fotógrafo y me interesa documentar como es su día a día”, eso cambio totalmente la relación y me dejaron entrar.

Una de las cosas que le decía a Itzel Martínez del Cañizo cuando conocí su documental El hogar al revés es que es una representación muy contundente de algo que los arquitectos sabemos, pero que no sabemos decir con tal claridad. El documental está narrando cosas que los arquitectos sabemos que están ahí, pero estamos paralizadas ante ellas, y por eso es tan valioso. Esto es lo que podemos alcanzar cuando empezamos a introducir procesos de colaboración, de hibridación disciplinar.

Una de las preguntas que le hacía yo a la gente cuando estaba trabajando en el basurero es “¿para qué sirve un arquitecto?” y no sabían qué es un arquitecto, y si sabían, decían, “para hacer torres”. Estamos tan desvinculados de ellos que es difícil decirles “soy arquitecto y quiero trabajar con ustedes” y que eso tenga algún sentido. Necesitamos desarrollar desde nuestra disciplina otro tipo de estrategias, no llegar a las comunidades con el código que nos educaron en el que esperamos que la gente se nos acerque a pedirnos un proyecto.

Por: Pablo Landa

PUBLICIDAD-EL-ARQUI
Banner-de-ADL
Mini-banner
Luzernaga-banner
La-Nueva-Ruta banner

EL ARQUI TIENE EL INTERÉS DE DAR A CONOCER NUESTRA PASIÓN, LA ARQUITECTURA, DE UNA MANERA DIFERENTE, CURIOSA, INTERESANTE, ESE ES SU COMPROMISO.

Written by El Arqui

EL ARQUI TIENE EL INTERÉS DE DAR A CONOCER NUESTRA PASIÓN, LA ARQUITECTURA, DE UNA MANERA DIFERENTE, CURIOSA, INTERESANTE, ESE ES SU COMPROMISO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up